Saltar al contenido
Tu Mitología

Osiris

Osiris es el dios muerto y resucitado, era una de las deidades más importantes del panteón egipcio. Hijo mayor de la diosa del cielo Nut y del dios de la tierra Geb. A Osiris se le atribuyó el haber llevado a la civilización humana a enseñarles la agricultura y la ley, dándoles grano para que cultivaran y comieran. Era hermano y marido de la «diosa Isis», que le ayudó en su trabajo durante su vida.

Tras ser descuartizado por su celoso hermano Seth y resucitado por su esposa Isis, Osiris descendió al Duat (inframundo egipcio), donde se convirtió en el dios de los muertos y en el juez de las almas. El nombre de Osiris en egipcio es Usir, que significa “poderoso” (“Osiris” es la versión griega del nombre.) Estaba estrechamente asociado con el ciclo agrícola, y especialmente con las subidas y bajadas del río Nilo, de las que dependía toda la agricultura egipcia.

En su apariencia de dios de los muertos, Osiris es representado con piel verde y envuelto en vendas de lino, llevando la corona atef blanca y emplumada y sosteniendo el cetro y el mayal que eran los símbolos de la realeza egipcia. El verdor de su piel no está conectado con la muerte, sino que es una referencia a su poder de dar vida a través de su control de las inundaciones del Nilo. Otras representaciones de Osiris lo muestran como un ser humano normal, vestido como un faraón egipcio.

Mito de Osiris

En uno de los mitos de Osiris, afirma que cuando gobernó sobre Egipto hace mucho, mucho tiempo, su hermano Seth se puso celoso de su poder y se las arregló para matarlo sellándolo dentro de un ataúd y arrojándolo al Nilo. El ataúd llega a las costas de la ciudad de Biblos, donde se aloja en las raíces de un tamarisco en crecimiento. Cuando el tamarisco ha crecido, el rey de Biblos lo corta para usarlo como un pilar en su palacio, sin darse cuenta de que hay un dios que se esconde en su interior. Isis, zarpar e ir en busca de su marido.

Se las arregla para localizar el árbol de tamarisco y liberar el cuerpo de Osiris de él. Con la ayuda de otros dioses, Isis resucita a Osiris, pero esta segunda vida no dura mucho. Seth encuentra a Osiris y lo mata de nuevo, esta vez cortando su cuerpo en catorce pedazos que esparce por toda la tierra. Isis va en busca de los pedazos del cuerpo de su marido, y lo encuentra todo menos el pene, que fue arrojado al Nilo y devorado por un pez. Isis recompone a Osiris momificando su cuerpo, pero esta vez no puede quedarse en la tierra de los vivos, sino que baja al Duat, donde gobierna como rey.

Culto

Los orígenes del culto son antiguos y complejos. A menudo se asume que tiene sus orígenes en la antigua ciudad de Djedu en el Delta del Nilo, donde puede haberse mezclado con un dios local de la fertilidad llamado Andjeti. Osiris era un dios relativamente menor, considerado secundario al dios del sol, Ra, pero con el paso del tiempo, Osiris eclipsó gradualmente a Ra en algunos aspectos y se convirtió en una de las deidades primarias del panteón egipcio.

Este cambio no se produjo de la noche a la mañana, aunque es posible que Osiris fuera adorado en las dinastías anteriores del Antiguo Reino. El culto a Osiris, se centra principalmente en la ciudad meridional de Abidos, cerca de la actual ciudad de El Bayana, con un santuario menos importante en la ciudad de Busiris (actual Abu Sir Bana) en el Delta del Nilo central. Tradicionalmente se pensaba que Abidos era el lugar donde la cabeza de Osiris aterrizó después de su desmembramiento por Seth, y Busiris el lugar al que Seth arrojó la columna vertebral de Osiris.

Osiris y Jesús de Nazaret

El mito de la muerte y posterior resurrección de Osiris ha llevado a algunos eruditos a intentar mostrar una línea de descendencia directa entre la antigua religión egipcia y el cristianismo, este último centrado en la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. Sin embargo, la opinión de los estudiosos está dividida en cuanto a si este linaje existe.

No obstante, las historias de la muerte y la resurrección ciertamente parecen correr en paralelo, al menos hasta cierto punto. Un segundo paralelismo podría ser que Osiris se consideraba de alguna manera encarnado en el grano consumido por sus seguidores, mientras que, según algunas sectas cristianas, se dice que la esencia de Jesús está contenida en el pan eucarístico debido a las palabras de la institución “este es mi cuerpo”, expresadas en la Última Cena.

Jesús es visto como un guía y salvador que puede restaurar las almas de los muertos a una vida eterna que está abierta a todas las personas, sin importar la estación, un papel que comparte con Osiris. Si existe una conexión orgánica real entre el culto a Osiris y el establecimiento del cristianismo sigue siendo una cuestión abierta.

Periodo ptolemaico

Hay que decir que en el periodo ptolemaico el culto del Juez del Inframundo cambió bastante. Osiris se combinó con el toro de Apis de Ptolomeo I en una nueva deidad conocida como Serapis, y el culto a Osiris como dios por derecho propio se fue desvaneciendo gradualmente. No obstante, los ritos se seguían realizando en el complejo del templo de File hasta mediados del siglo V de la era cristiana, cuando se prohibieron las prácticas paganas en favor del cristianismo.

Al igual que en el Egipto helenizado, Osiris recibió menos atención que Isis y Thot por parte de los ocultistas y paganos modernos, aunque el interés de los estudiosos por Osiris como dios de la muerte y la resurrección se renovó a finales del siglo XIX, cuando Sir James George Frazer publicó The Golden Bough, un estudio comparativo de las religiones del mundo. En ese estudio, Frazer conectó a Osiris con otros dioses como Dumuzi, un antiguo dios sumerio, y también con Attis, una deidad frigia.

Dioses egipcios

Referencias

  • Bulletin de l’Institut français d’archéologie orientale (BIFAO) (El Cairo: IFAO).
  • Cashford, Jules (2010). El mito de Osiris. Los Misterios de Abidos. Vilaür: Ediciones Atalanta. ISBN 978-84-937247-5-7.
  • Frazer, James George (2006). La rama dorada. México: Fondo de Cultura Económica. ISBN 978-968-16-0122-5.

Otras mitologías