Saltar al contenido
Tu Mitología

Atón

El dios Atón se identificaba con el disco solar y se consideraba un dios creador que hacía todas las cosas y que sostenía el universo con su poder. ¿Quién es el dios Atón? Debido a que la palabra egipcia “aten” significa “disco”, este dios es a veces llamado “el Aten” o “el disco del sol”. Las primeras representaciones de Atón lo muestran como un hombre con cabeza de halcón, sin embargo, Atón llegó a ser representado como el sol emitiendo muchos rayos o como un disco con las alas extendidas.

Estas representaciones reflejan la comprensión de Atón como un dios de la luz que está en todas partes, que no puede ser definido por una forma particular, y cuyo ba, o esencia espiritual, no puede ser representada por un animal terrestre. El culto a Atón se asocia más comúnmente con el reinado del faraón Amenofis IV, que tomó el nombre de Akenatón y que intentó elevar el culto a Atón por encima de todos los demás. No obstante, la adoración del disco del sol como un dios todopoderoso comenzó en realidad antes de que Akenatón tomara el trono.

Cambio político y religioso egipcio

Como afirma el egiptólogo George Hart, “El culto a Atón no fue una innovación repentina por parte de un rey, sino el clímax de una búsqueda religiosa entre los egipcios de un dios benigno sin límites de poder y que se manifestara en todos los países y en todos los fenómenos naturales”. La transferencia real de Akenatón del culto a AmónRa al culto a Atón, no solo como la deidad principal sino como el único dios de Egipto, tuvo algunas de sus raíces en los cambios religiosos y políticos que habían tenido lugar cientos de años antes, con la derrota de los hicsos por parte de Amosis I y la elevación del culto a Amón-Ra, lo que a su vez aumentó enormemente el poder de los sacerdotes de Amón-Ra.

Declarar a un dios diferente como el patrón supremo y principal del faraón tuvo el efecto de destripar la autoridad del sacerdocio de Amón-Ra y devolver a los faraones parte de su poder perdido. La primera mención de Atón como un concepto divino, si no como una deidad separada por derecho propio, se remonta al Reino Medio. Encontramos esto en un antiguo cuento egipcio conocido como “La historia de Sinuhé”, una narración en primera persona supuestamente escrita por un funcionario de alto rango en la corte del faraón.

Al principio de la narración, Sinuhé anuncia la muerte del faraón de la Duodécima Dinastía, Amónemhat I, que murió en 1955 AEC. Sinuhé dice, “Él [el faraón] penetró en el cielo, uniéndose al disco solar [el de Atón], el cuerpo de Dios se mezcló con el de aquel que lo hizo”. El aumento de la reverencia hacia Atón como un ser divino separado, en lugar de como un concepto divino o avatar del dios sol Ra, es un fenómeno de los primeros tiempos del Nuevo Reino.

Atón nace del faraón Tutmosis IV

Tutmosis IV vio a Atón como un dios por derecho propio, ya que “durante su gobierno un texto histórico en la parte inferior de un escarabajo menciona a Atón a la vanguardia del ejército del faraón en batalla, un papel comúnmente dado a Amón”. El sucesor de Tutmosis, Amenofis III (padre de Akenatón), parece haber tenido una devoción personal por Atón, aunque no descuidó el culto más tradicional de Amón-Ra. Al parecer, Amenofis III no vio ninguna contradicción entre su devoción a Amón-Ra y su culto a Atón, ya que las pruebas de su reverencia por el primero incluye la construcción del gran templo de Amón-Ra en Karnak.

Las pruebas de su devoción a la segunda incluyen la autorización de la construcción de un templo a Atón en Heliópolis (literalmente “Ciudad del Sol”), tomando el nombre de Tekhen-Atón (“Resplandor de Atón”) como uno de sus muchos epítetos, y nombrando a su barcaza real Aten-Tjehen (“Disco del Sol Brillante”). Se dejó al hijo de Amenofis III, Amenofis IV (más tarde Akenatón) para que diera los siguientes pasos en el desarrollo del culto a Atón.

Cambios religiosos egipcios

Este proyecto comenzó en el quinto año del reinado de Amenofis IV. Uno de sus primeros pasos fue cambiar su nombre de uno que significa “Amón está contento” a uno que significa “Útil para Atón”. Ese movimiento fue muy significativo en sí, porque quitó el foco de atención a la reverencia a Amón-Ra como dios supremo del estado y progenitor de los faraones y en su lugar alió el trono con una deidad relativamente nueva cuyo estatus palideció en comparación con el de Amón-Ra, tanto en términos políticos como religiosos. Una de las acciones de Akenatón para elevar el culto a Atón fue trasladar la residencia real de Tebas a una nueva ciudad llamada Ajetatón, que significa “Horizonte de Atón”.

La construcción de la ciudad comenzó en el quinto año del reinado de Akenatón y se completó unos años más tarde. Ajetatón estaba situada en el centro de Egipto en lo que hoy es Amarna, a medio camino entre la antigua ciudad de Tebas al sur y Memphis al norte en la desembocadura del Delta del Nilo. Ajetatón contaba con dos nuevos templos a Atón, uno pequeño y otro grande, así como con viviendas para el faraón, su familia y su corte. También se proporcionaron viviendas a varios nobles, que consideraban prudente y de categoría superior vivir cerca del faraón, y a los diversos administradores y funcionarios del Estado egipcio y de los templos sagrados de Atón.

Culto

El culto a Atón tenía lugar todos los días. Akenatón oficiaba como sumo sacerdote, aunque había otros sacerdotes menores también dedicados al servicio de Atón. En algunas ocasiones, la Reina Nefertiti y otras mujeres de la realeza participaban en los servicios de culto. Los templos de Atón se diferenciaban de los dedicados a otros dioses en que los templos de Atón no tenían techo, para que la luz del sol pudiera brillar en el santuario. En la época de Akenatón, la representación de Atón con una forma mixta humano-animal había sido abandonada hace mucho tiempo en favor de una representación del sol y sus rayos, una representación que es, en cierto modo, más abstracta que las representaciones de otras deidades egipcias, ya que evita la antropomorfización en favor de una imagen del poder solar y, por lo tanto, divino.

Lo vemos en un importante relieve del Gran Templo de Akenatón, que muestra a Akenatón, Nefertiti y su hija Meritaten sosteniendo frondas de papiro mientras ofrecen culto a Atón, que se representa como un disco del que salen rayos para el faraón, su esposa y su hijo. Algunos de los rayos terminan en manos humanas que se preparan en un gesto de bendición, mientras que otras manos sostienen el ankh, el símbolo egipcio de la vida, que significa el poder vivificante de Atón.

Prohibido adorar a otros dioses

Cuando Akenatón construyó su nueva ciudad y sus nuevos templos, tenía la intención de que marcaran el comienzo de una nueva era en la que Atón no solo era el dios supremo sino también el único dios, que era venerado tanto en sí mismo como en su manifestación en la persona del rey. La adoración de Amón-Ra estaba prohibida, así como la devoción a Osiris. Los templos a los antiguos dioses estaban cerrados, y su riqueza e ingresos se dedicaban en cambio al culto de Atón. Por ello, a veces se considera a Akenatón como un monoteísta primitivo, pero la opinión de los estudiosos está dividida sobre el grado en que el atonismo era, de hecho, una fe monoteísta.

Además de construir templos y encargar obras de arte que mostraban a Akenatón venerando a Atón, Akenatón también escribió un himno al sol. Los himnos a los dioses siempre habían sido una parte importante de la práctica religiosa egipcia, por lo que la escritura de un himno no era nada nuevo en sí misma. Lo que sí era nuevo, sin embargo, es la forma en que Akenatón describe a Atón y la relación del creyente con él. Algunos estudiosos han comparado el himno de Akenatón con el Salmo 104, que alaba de forma similar al Dios de los israelitas y enumera sus actos creativos. A continuación, se presentan algunos extractos del himno de Akenatón, junto con los pasajes pertinentes del Salmo 104 de la Nueva Versión Internacional:

Himno de Akenatón – Salmo 104

Himno de AkenatónSalmo 104 (Biblia)
Te elevas en perfección en el horizonte del cielo,
viviendo a Aten, que determina la vida.
Siempre que te levantes en el horizonte oriental
llenas todas las tierras con tu perfección.
Eres atractivo, grande, brillante,
en lo alto de cada tierra;
tus rayos abrazan las tierras hasta
donde todo lo que has hecho.
El Señor se envuelve en la luz como con una prenda;
extiende los cielos como una tienda de campaña
y coloca los rayos de sus cámaras
superiores sobre sus aguas.
Hace de las nubes su carroza
y cabalga sobre las alas del viento.
Hace de los vientos sus mensajeros,
llamas de fuego de sus sirvientes. (vv. 2–4)
Siempre que te pones en el horizonte occidental,
la tierra está en la oscuridad a manera de muerte.
Duermen en una habitación con las cabezas bajo las mantas,
y un ojo no puede ver a otro.
Hizo la luna para marcar las estaciones,
y el sol sabe cuándo se va a poner.
Si traes la oscuridad, se convierte en noche,
y todas las bestias del bosque merodean.
Cada león sale de su cueva
y todas las serpientes muerden,
porque la oscuridad es una manta.
La tierra está en silencio ahora,
porque aquel que los hace
está en reposo en su horizonte.
Los leones rugen por su presa
y buscan su alimento en Dios. (vv. 19–21)
Toda la tierra realiza su trabajo:
todos los rebaños están contentos con su forraje,
los árboles y las plantas crecen,
los pájaros vuelan hasta sus nidos,
sus alas extendidas en alabanza a tu Ka.
¡Cuántas son tus obras, Señor!
Con sabiduría las hiciste todas;
la tierra está llena de tus criaturas.
Está el mar, vasto y espacioso,
repleto de criaturas más allá del número…
cosas vivas tanto grandes como pequeñas.
Todos los kines brincan sobre sus pies;
todo lo que vuela y se posa,
viven cuando te levantas por ellos.
Las barcazas navegan río arriba
y río abajo también,
porque todos los caminos están
abiertos en tu ascenso.
Los peces del río saltan ante tu cara
cuando tus rayos están dentro del mar.
Allí los barcos van de un lado a otro,
y el Leviatán, que formaste para jugar allí.
Todas las criaturas te miran para darles
su comida en el momento adecuado. (vv. 24–27)
La tierra surge a la existencia por tu mano,
y lo haces.
Cuando te levantas, ellos viven;
cuando te pones, mueren.
Cuando se lo das, lo recogen;
cuando abres la mano,
están satisfechos con las cosas buenas.
Cuando escondes tu cara,
están aterrorizados;
cuando les quitas el aliento,
mueren y vuelven al polvo. (vv. 28–29)

El fin del atonismo

La ferviente devoción personal de Akenatón por Atón no fue suficiente para lograr la revolución religiosa que tanto deseaba. El «atonismo» no logró avanzar mucho entre la población egipcia, que se resintió por la pérdida de su religión tradicional y que agradeció que el heredero de Akenatón, Tutankamón, reviviera el culto a Amón-Ra, Osiris y los otros dioses que habían sido venerados por los egipcios durante milenios. Durante esta restauración, los antiguos templos fueron reabiertos y los sacerdocios restaurados, y la ciudad de Ajetatón fue destruida por orden real.

Akenatón fue tratado como hereje, y su nombre fue borrado de las inscripciones. Las opiniones modernas sobre Akenatón son muy variables. Algunos autores y eruditos lo han visto de la misma manera que sus compatriotas, como un hereje cuyo fervor religioso bordeaba la manía. Otros, sin embargo, lo han visto como un reformista sincero que deseaba reemplazar un sistema politeísta por uno dedicado
a una única deidad suprema.

Un monoteísmo primitivo

Quienes defienden esta última opinión tratan a veces de alinear la fe de Akenatón con el cristianismo, tratando de demostrar que Akenatón se adelantó a su tiempo y que sus reformas fueron una mejora. Sin embargo, la mayoría de los eruditos de hoy en día están de acuerdo en que las comparaciones del atonismo con otras religiones monoteístas deben hacerse con cuidado para evitar tanto la creación de falsos paralelismos entre el atonismo y otras religiones como para evitar la suposición de que el monoteísmo es de alguna manera superior a otras expresiones religiosas.

Dioses egipcios

Referencias

  • Erik Hornung (1999). El Uno y los Múltiples. Madrid: Trotta. ISBN 84-8164-242-8.
  • Freed, Rita E; D’Auria, Sue; Markowitz, Yvonne J; Museum of Fine Arts, Boston (1999). Pharaohs of the sun: Akhenaten, Nefertiti, Tutankhamen (en english). Museum of Fine Arts in association with Bulfinch Press/Little, Brown and Co. ISBN 978-0-87846-470-8. OCLC 42450325.
  • Groenewegen-Frankfort, Henriette Antonia (1951). Arrest and Movement: An Essay on Space and Time in the Representational Art of the Ancient Near East. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press. p. 99. ISBN 978-0674046566.
  • Brewer, Douglas j.; Emily Teeter (22 February 2007). Egypt and the Egyptians (2nd edición). Cambridge University Press. p. 105. ISBN 978-0-521-85150-3.
  • Simson Najovits, Egypt, the Trunk of the Tree. A Modern Survey of an Ancient Land, II, New York, 2004, pp. 132-136.
  • Reshafim. «Aten (Atón)» (en inglés). Archivado desde el original el 26 de septiembre de 2018.
  • Agustín Scarpelli (21 de septiembre de 2018). «Barry Kemp: Un arqueólogo en el imperio egipcio». «En cambio el culto a Atón era más bien abstracto e intelectual».

Otras mitologías