Saltar al contenido
Tu Mitología

Neith

La diosa Neith tenía su principal centro de culto en la ciudad de Sais en el Delta del Nilo. Su nombre parece significar “La Aterradora”, y su símbolo principal parece representar dos flechas cruzadas sobre un escudo. Estos atributos sugieren que originalmente era una deidad guerrera. A veces Neith es representada como una mujer que lleva un vestido, con el símbolo en forma de cartucho que se menciona en su cabeza. Sin embargo, en otras ocasiones se la muestra con la corona roja del Bajo Egipto.

Era una diosa del tejido, de las madres y de la sabiduría, y también se la consideraba una deidad creadora. En su papel de creadora, Neith tenía un género no binario. La arqueóloga Geraldine Pinch afirma que a Neith se la conocía como “Madre y Padre de todas las cosas”, una deidad que “creó el mundo pronunciando siete palabras mágicas”. Esta versión del mito de la creación se conserva en el Templo de Khnum en Esna. En uno de los mitos egipcios, Neith emerge de las aguas primitivas, crea el montículo primitivo, y luego habla de la creación en la existencia.

Neith era la madre del dios cocodrilo Sobek y era considerada una de las grandes diosas madres de Egipto. Era respetada por su sabiduría, y en el mito “La batalla de Horus y Seth”, los dioses le piden que resuelva la disputa sobre quién debe ser el rey de Egipto. Su respuesta en apoyo de Horus es cortés y simple, como es la costumbre de las mujeres mayores que están hartas de las disputas de los niños.