Saltar al contenido
Tu Mitología

Hera

Hera es la diosa más importante del panteón griego. Hija mayor de Cronos y Rea, y hermana y esposa de Zeus. Fue una deidad importantísima en todo el Mediterráneo, los cultos dedicados a Hera son de los más antiguos que se han documentado en la historia de Grecia. Tiene el carácter de “diosa fuerte”, y a pesar de que se difundió como a una figura vengativa, celosa y resentida, lo cierto es que en la antigüedad era una divinidad importantísima y muy respetada por todos.

Hera es la diosa femenina que corresponde a Zeus en lo masculino. Gobierna los fenómenos celestes, con la diferencia de que tiene relación directa con los fenómenos nocturnos del cielo. Presidía los matrimonios, aunque también fue adorada como virgen. Según Pausanias, en la fuente de Canato, cerca de Nauplia, Hera renovaba su virginidad cada año, en ritos secretos de los cuales no se podía hablar.

Según la «mitología griega», era la única que podía enfrentarse al mismo Zeus. En la antigüedad tuvo cualidades guerreras, pues esta deidad participó en la «Gigantomaquia», la lucha de las fuerzas del orden encabezadas por Zeus contra los Gigantes. Se le conoció como “la de los ojos de vaca”. En este sentido, tiene cierto parecido con la antigua diosa Hathor, una deidad representada como la vaca sagrada en la «mitología egipcia».

Mitos de Hera

Matrimonio de Zeus y Hera

Se dice que Hera es de las más bellas de los «dioses olímpicos», es por eso que Zeus utilizo muchos trucos para engañarla y que se casara con él. El “Dios del Trueno”, cansado de que le rechazara su hermana por todas las amantes que él tenía, se transformó en un cuco. Hera atrapó al pájaro y lo hizo su mascota, apoyándolo en el pecho para darle cariño.

Zeus aprovecha el momento y vuelve a su verdadera forma, copulando con su hermana sin su consentimiento. Cuando Hera se dio cuenta de lo que su hermano le había hecho, se sintió humillada y no tuvo más remedio que casarse con él. La primera boda de dos dioses olímpicos tenía que ser muy importante, una celebración con grandes ofrendas por parte de casi todas las divinidades.

Como regalo de bodas, la Titánide Gea, creó el famoso jardín de las manzanas doradas para Hera, custodiado por las Hespérides, unas ninfas hijas del Titán Atlas y protegido también por Ladon, un poderoso dragón de cien cabezas. Durante 300 años Zeus amó con locura a su esposa Hera y tuvieron cuatro hijos. Hefesto, el señor del fuego y las fraguas, Ares, el dios de la guerra, Ilitía, la diosa de los nacimientos y las comadronas, y Hebe, protectora de la juventud.

Pero después de esos 300 años el matrimonio empezó a ser una tortura. Zeus hizo uso de sus poderes siempre que lo necesitó. Cambiaba de forma numerosas veces, se convertía en águila, en toro, en cisne o incluso en una lluvia dorada para calmar sus impulsos naturales más primitivos. Recuerda mucho a uno de los mitos de Enki de los «dioses sumerios».

Hera se convirtió en una esposa celosa por las infidelidades de su marido, haciéndole la vida imposible a sus amantes y a sus hijos ilegítimos. Aunque la diosa fue considerada como una divinidad del matrimonio, la fidelidad y el parto, Hera nunca tuvo un matrimonio feliz o pacífico. Zeus continuó teniendo romances con diosas, ninfas y otros mortales después de su boda con Hera.

Dioses griegos

Dioses Griegos, Afrodita

Afrodita

Alecto (Alekto)

Alecto

Apolo

Apolo

Ares

Ares

Artemisa

Artemisa

Atenea

Atenea

Cibeles

Cibeles

Hécate

Hécate

Zeus Mitología Griega

Zeus

Referencias

  • Inés M. Martín, Rubén González (2017). Los Dioses y Diosas Griegos viven en tu interior. ISBN 1546986553
  • Fernando López Trujillo (2009). Breve Historia De La Mitología Griega. Editorial: Ediciones Nowtilus Sl. ISBN 9788497636568
  • Hera, Theoi.com, proyecto de mitología griega

Otras mitologías