Saltar al contenido
Tu Mitología

Atenea

Atenea es la protectora de Atenas, diosa de la sabiduría y del conocimiento. Su nacimiento es un tanto peculiar, la «mitología griega» cuenta que Zeus dejó embarazada a Metis, una de las hijas del Océano, pero al llegar a él la profecía de que ésta engendraría hijos más poderosos que su padre, el rey de los dioses decidió devorarla sin saber que estaba embarazada de él. Poco tiempo después, Zeus, tenía un terrible dolor de cabeza, un dolor que el “dios del trueno” no podía soportar. Sin embargo, Hefesto se le ocurrió la genial idea de coger un hacha y abrirle la cabeza para calmarle el dolor, y de esa abertura emerge Atenea, una mujer adulta vestida con armadura.

Aunque este es el mito más extendido, existieron otras versiones acerca del nacimiento de Atenea. Para algunos, la diosa era hija del gigante Palante, de donde Atenea habría recibido uno de sus epítetos más utilizados, el de Palas. Para otros autores, Atenea era hija de Poseidón y de la ninfa Tritonis, por lo que en ocasiones se la conoce como la Tritogenia.

Pertenece a los «dioses olímpicos» en el panteón griego. Es la hija favorita de Zeus, la armadura, el escudo y el caso de la diosa pertenecían a su padre. Siendo la niña mimada recibía siempre un trato especial, pues en algunos mitos puede verse a Atenea sosteniendo el rayo de su padre, siendo el arma más preciada de Zeus. Pero esta diosa no solo era sabia y justa, también era una guerrera.

Diosa virgen y guerrera

Atenea
Atenea, diosa de la sabiduría y del conocimiento

Atenea era todo lo contrario a su hermano Ares, la diosa era una gran estratega en el campo de batalla. Aniquiló a innumerables “criaturas mitológicas” y consiguió derrotar al más violento y mejor guerrero del monte Olimpo, al dios de la guerra Ares. Se cuenta en la célebre “Guerra de Troya”, Atenea coge unas flechas hechas por los humanos logrando herir al poderoso dios de la guerra.

Atenea. Diosa guerrera (promakhos) que permaneció virgen. Considerada en el mundo griego, y sobre todo en su ciudad, Atenas, como la diosa de la Razón.

Pero no todo fue guerra, Atenea es una de las tres diosas vírgenes del Olimpo junto con Hestia y Artemisa. Este trío de divinidades no tuvieron consortes ni hijos, manteniéndose vírgenes en toda su historia. Sin embargo, como dato curioso, Atenea era madre de un hijo adoptivo llamado Erictonio de Atenas, el primer rey semi-mítico.

Protectora de héroes

Atenea amaba a los mortales, en especial a los que tenían el poder los dioses. Protectora de héroes como Heracles, Perseo, Belerofonte, Aquiles, Jasón, Diomedes y Odiseo. Esto se demuestra con Perseo, un semidiós que es hijo de Zeus y de la mortal Dánae. Gracias a Atenea y Hermes, el joven héroe pudo matar a Medusa.

En el caso de Heracles (Hércules), le enseñó cómo despellejar al León de Nemea usando las propias garras del león para cortar su gruesa piel. Le ayudó a derrotar a los pájaros del Estínfalo y a navegar en el inframundo para capturar a Cerbero. No obstante, ayudó también a Heracles a matar a la Hidra de Lerna.

Mitos de Atenea

Atenas y los ojos del búho

Atenas era la joya de la corona en Grecia y los dioses se disputaban el privilegio de ser su regente. Cuenta el mito de Atenea que finalmente ella y el dios Poseidón entraron en competencia para convertirse en los protectores de la ciudad. Poseidón les regaló a los habitantes un lago, el cual formó cuando golpeó la tierra con su tridente. Sin embargo, las aguas eran saladas, por lo que no les servía mucho a los pobladores.

Atenea, en cambio, plantó un árbol de olivo y le enseñó los secretos de su cultivo a los atenienses. El fruto era muy valorado y, además, se consideraba símbolo de la paz. Por eso, sin dudarlo, los pobladores decidieron que la ciudad sería regida por la diosa Atenea.

Después de esto, la diosa les enseñó a extraer el aceite de oliva, aumentando la prosperidad de la ciudad. También les aseguró que siempre los vigilaría a través de las hojas de la planta. Los griegos pensaban que la luna reflejada en las hojas del olivo era señal de que la diosa los estaba mirando. Más adelante, creyeron que tomaba la forma de búho y por eso asociaron a ese animal con la sabiduría.

Mito de Aracne, la mujer araña

Se cuenta que en Grecia existía una gran tejedora llamada Aracne, su habilidad para tejer era tal que incluso las ninfas se acercaban a ver su trabajo. Las grandes alabanzas recibidas terminaron haciendo que Aracne se creyera mucho mejor de lo que era en realidad, diciendo de sí misma que era mejor tejedora que Atenea. Todo esto llegó a oídos de la diosa de la sabiduría, quien decidió probar a la joven Aracne, convirtiéndose en una anciana y diciéndole que dejara de burlarse de los dioses, pero Aracne decidió retar a Atenea a un duelo de tejer.

En el concurso Atenea decidió hacer un tapiz sobre su victoria contra Poseidón en Atenas, mientras que Aracne hizo varias escenas sobre las infidelidades de Zeus. Atenea se enfadó mucho por la simbología del tapiz hecho por Aracne, y destrozó por completo el trabajo de la famosa tejedora. La joven huyó asustada por el ataque de la diosa de la sabiduría, y avergonzada finalmente se suicidó ahorcándose. Hay que recalcar que en otras fuentes la historia cambia su final, diciendo que Atenea al final sintió compasión por Aracne, convirtiéndola en una araña, matándose con una cuerda de su propia tela aracnida.

Atenea y Medusa

La diosa Atenea es la responsable del fiero aspecto de la Gorgona Medusa. Según cuenta el mito, Medusa era originalmente una hermosa joven mortal. Fue precisamente esta belleza la que llevó al dios Poseidón a perseguirla con intención de tener relaciones sexuales con ella. Pese a que Medusa se refugió en un templo de Atenea, el dios le dio alcance y la violó. La diosa Atenea castigó a Medusa por haber profanado su templo, transformando su hermoso cabello en una mata de peligrosas serpientes, y haciendo que todo aquel que mirara a sus ojos se convirtiera en piedra.

El castigo impuesto por la diosa tenía como intención que nunca jamás otro hombre volvería a desear a medusa, aunque, tuvo un efecto contrario. Los hombres iban a visitar a Medusa para estar con ella, pues seguía teniendo un cuerpo atractivo, aun corriendo el riesgo de ser petrificados por su letal mirada.

Medusa llena de furia, utilizó su fuerza para causar estragos en Grecia, atentando contra hombres que ella consideraba injustos y teniendo un poco de compasión con las mujeres. ya que no las lastimaba. Cosa que enfureció a la diosa, por lo que envió a Perseo para traer su cabeza cercenada. El semidiós tuvo éxito y una vez que Atenea tuvo en su poder la cabeza de Medusa, la colocó en su escudo haciéndolo aún más poderoso.

Biografía

Nombres

  • griego: Atenea
  • romano: Minerva

Familia

  • Padres: Nace de la frente de Zeus, aunque en mitos posteriores es hija de Zeus y Metis.
  • Hermanos: Apolo, Artemisa, Éaco, Angelos, Afrodita, Ares, Dionisio, las Horas, las Gracias, las Muses, Ilitía, Ersa, Enio, Eris, Hebe, Pandia, Perséfone, Hefesto, Heracles, Hermes, Helena de Troya, Minos, Perseo, Radamantis, Litaí, las Moiras.

Epítetos

  • Virgen
  • Palas
  • La incansable
  • La de la ciudad
  • La de los ojos brillantes
  • La que lucha en frente

Dioses griegos

Dioses Griegos, Afrodita

Afrodita

Alecto (Alekto)

Alecto

Apolo

Apolo

Ares

Ares

Artemisa

Artemisa

Cibeles

Cibeles

Hécate

Hécate

Hera

Hera

Zeus Mitología Griega

Zeus

Referencias

  • Walter Burkert (1985). Greek religion. Cambridge: Harvard University Press. ISBN 9780674362802
  • Robert von Ranke Graves (1955). The Greek myths. Baltimore: Penguin Books. OCLC 656544
  • Jane Ellen Harrison (1903). Prolegomena to the study of the Greek religion. Cambridge University Press. OCLC 154136463
  • Károly Kerényi (1951). The gods of the Greeks. Londres, Nueva York: Thames and Hudson. OCLC 387233
  • Seppo Telenius (2005). Athena-Artemis. Omakirja. ISBN 978-952-91-9467-4
  • Inés M. Martín, Rubén González (2017). Los Dioses y Diosas Griegos viven en tu interior. ISBN 1546986553
  • Friedrich Georg Jünger (2006). Los mitos griegos. Herder Editorial. ISBN 8425424089
  • Homero (2012). La Odisea. Editorial: Anaya. ISBN 9788467828702

Otras mitologías