Saltar al contenido
Tu Mitología

Hécate

Hécate es la diosa de la magia y brujería, hija de los «Titanes» Perses y Asteria. Una divinidad que representa la encrucijada y luna menguante. Aparece acompañada por tres animales simbólicos: el perro, la serpiente y el león; o bien el perro, el caballo y el oso. Su símbolo en la «mitología griega» son “Dos Antorchas”, ayudó a Deméter en su búsqueda de Perséfone, guiándola a través de la noche con antorchas encendidas.

La diosa Hécate tiene el poder de la intuición, capaz de ver los tres caminos de la vida, presente, pasado y futuro. A una persona intuitiva no le resulta extraño ni misterioso comprender la evolución de una situación. Hécate recuerda el aspecto del pasado, ve el presente con honestidad y percibe lo que se nos avecina en el futuro.

En sus encrucijadas, y sobre todo en luna nueva, la gente depositaba alimentos a sus pies, las llamaban «cenas de Hécate», en señal de ofrenda. Para encontrarte con esta divinidad tiene que ser durante el crepúsculo, entre la noche y el día. Lugares que están entre los vivos y los muertos, el arquetipo de la médium o la vidente, la sanadora y la bruja.

¿Cuál es el poder de Hécate?

Hécate
Hécate: Diosa de la magia y brujería en la Antigua Grecia

Zeus venera a Hécate por encima de cualquier otra deidad, jamás la ofende y no la priva de los honores de los que ya disfrutaba en gran medida bajo el titán Cronos. Se halla bajo su influencia el sexo cuando se encuentra por caminos oscuros, y el feliz apareamiento de los animales. Bajo su dominio se encuentra toda la naturaleza elemental, pero siempre en las uniones y conexiones que existen entre los diferentes ámbitos y círculos.

En el Himno homérico encuentra y acompaña a Deméter. Sigue los pasos de Perséfone, que conducen de la oscuridad hacia la luz y de la luz hacia la oscuridad. Es también soberana del mundo inferior, saca a las almas del inframundo que ya no son accesibles, pues Hécate entra y sale del Hades volando como un fantasma entre las almas de los difuntos.

Hécate es la madre ancestral de los magos y las magas, los brujos y las brujas. Los que practican este oficio la invocan para realizar conjuros mágicos con hierbas recolectadas en noches de luna llena o menguante. Una diosa atraída por la noche, las tumbas y la sangre de los asesinados, teniendo la capacidad de provocar múltiples transformaciones por medio de fórmulas, brebajes o venenos.

Oración a Hécate

“Gran Madre Hécate
Guardiana del tiempo Eterno
Rostro secreto de la Diosa
invoco esta noche tu protección
para que guardes mi espíritu
de la duda y el temor
Crea poder en mí
Crea fuerza en mi
Así sea”

Mitos

Hécate y Galanthis (Galinthias)

“En Tebas, Proitos tenía una hija Galinthias. Esta soltera era compañera de Alcmena, hija de Elektryon. Como los dolores de nacimiento de Heracles estaban lastimando a Alcmena, la Moiras (Parcas) e Ilitía (Diosa del nacimiento), como un favor a Hera, mantuvo Alkmene en dolores de parto continuos, estas Diosas permanecieron sentadas, cada una manteniendo los brazos cruzados. Galinthias, por temor a que los dolores de su parto condujeran Alkmene a la locura, corrió a las Moiras y Eleithyia (Diosa del parto minoica) y anunció que, por el deseo de Zeus de tener un hijo, había nacido Alcmena y que sus prerrogativas habían sido abolidas”.

A todo esto, por supuesto la consternación superó a las Moiras y de inmediato soltó el brazo. Los dolores de Alkmene cesaron de inmediato y Heracles nació. Las Moiras fueron agraviados por esto, llevándose las areas femeninas de Galinthias ya que, no siendo sino un mortal, que había engañado a los dioses. Ellos la convirtieron en una falsa comadreja (o turón), haciéndola vivir en grietas y le dio una forma grotesca de apareamiento. Ella se reproduce a través de las orejas y da a luz a sus crías a través de la garganta; ambos símbolos vinculados al verbo y la comunicación; es decir, la idea de reproducción parte del oído, por lo tanto, todo lo que ella escucha la fertiliza permitiendo que a través de la garganta (el habla, la voz) ella dé a luz.

Continuando: “Hécate sintió pena por esta transformación de su apariencia y la nombró un siervo sagrado de sí misma”. Observando de este modo la protección de Hécate sobre los agravios cometidos a los más débiles.” Ahora podemos confirmar que Galinthias era una manifestación de Hécate en sí misma, en otras palabras, ella era una bruja (mujer sabia) conocedora de los misterios y su servidora, de aquí a obtener su poder sobre las moiras y la Diosa Ilitia.

“Para los habitantes de Tebas, el culto al turón [Galinthias], por lo que he oído, y alegan que se trataba de la enfermera de Heracles, sin embargo, cuando Alcmena estaba de parto y no podía llevar a su hijo al nacimiento, el turón corrió a su lado y soltó las ataduras de su vientre, por lo que Heracles nació y de inmediato comenzó a gatear”.

Hécate y la bruja comerciante

“He oído que el turón fue una vez un ser humano también, ha llegado a mis oídos que Gale se llamaba entonces. Que era una comerciante de hechizos y una bruja (Pharmakis), era extremadamente insatisfecha, ella sufría de deseos sexuales anormales. Tampoco ha escapado a mi atención que la ira de la diosa Hécate la transforma en esta criatura; que la diosa tenga misericordia de mí, fábulas; se lo dejo a los demás”

Hécate y la Reina Hécuba

La Reina Hécuba recibe a Odiseo como su seguidor cautivo de la caída de Troya. Durante el viaje de vuelta a Grecia asesinó a un rey de Tracia y fue apedreada por los lugareños. Los dioses entonces la transformaron en una perra negra, y ella se convirtió en el animal familiar de la diosa Hécate. En este mito de la reina fue identificada claramente con Bendis (la Hécate Tracia), que fue ofrendada con sacrificios de perros.

“La hija soltera de Perseo, Brimo Trimorphos (Tres veces formada), darán a ti [la reina Hécuba de Troya] su asistente [después que la transformó en un perro], aterrorizando con su aullido en la noche a todos los mortales que no adoran con las antorchas imágenes de Zerynthia [Hécate] reina de Strymon [en Tracia]…. Y la exaltación en la isla de Pakhynos [en Sicilia] celebrará tuyo [Hécuba] cenotafio horrible, amontonados por las manos de tu señor [Odiseo], impulsado por sueños cuando has conseguido los ritos de la muerte delante de las corrientes de Heloros. Él [Odiseo] derramará las ofrendas sobre la tierra para ti, un infeliz, temeroso de la ira de la diosa de tres bocas [Hécate], para que lancen la primera piedra en tu lapidación, Hécuba y comience el sacrificio oscuro para Hades”.

“Príamo cayó y también su desdichada esposa [Hécuba] perdió, después de todo, además de su forma humana. Ladrido de su nuevo extraño terror, de la brisa en playas extranjeras a lo largo Helesponto… Allí están a través del estrecho de Frigia, donde fue Ilión, las provincias de Tracia, donde tenía su palacio Poliméstor, en secreto, dio a su cargo su hijo Polidoro, a ser criados … Cuando Troya cayó justa fortuna, ese malvado rey llevó su fuerte espada y le cortó la garganta a su cargo la …”

“Tras la playa hasta ella [Hécuba] vieron el cadáver de Polidoro y las heridas enormes que los cuchillos tracios habían hecho. . . Hécuba, en rabia vinculada con el dolor, obviamente de sus años, se dirigió a Poliméstor, autor de ese vil asesinato, y buscó una audiencia. . . Ella atacó al rey y le clavó los dedos en los ojos, sus ojos traicioneros, y le sacaron sus ojos hacia fuera. . . Indignado al ver la calamidad de su rey, los tracios empezaron a atacar a la reina con palos y piedras, pero ella se ocultó en las piedras, gruñendo, y cuando sus labios estaban listos para mencionar sus palabras, trató de hablar, ella gritó.

El lugar sigue siendo hoy en día, el nombre de lo que sucedió allí [Kynossema, o el perro del montículo de la sepultura]. Aún sigue recordando los agravios antiguos sobre ella, que aullaba de dolor a través de la tierra de Tracia. Que destino, agitó piedad en los corazones de los amigos y enemigos troyanos y griegos por igual, y todos los dioses también – todo: Juno [Hera], la esposa de Zeus y hermana, declaro ella misma el trágico final de Hécuba injusto.

“Más allá de la tumba de París [en la Tróade] enterrada en la arena poco profunda, y las praderas que Maera aterrorizados con ladridos monstruosos [Ovidio conecta Hécuba a Hécate con el perro de la estrellas o Maira]”.

Biografía

Nombres

Familia

  • Padres: Perses y Asteria

Epítetos

  • Diosa de las encrucijadas
  • Artemisa de las encrucijadas
  • Enemiga de la humanidad
  • Niñera de los jóvenes
  • Reina de las brujas
  • Reina de los muertos
  • La que está delante de la puerta
  • Luna portadora de luz
  • Guardiana de las llaves
  • De tres cabezas
  • De tres formas
  • Reina de los muertos
  • Reina de los fantasmas

Dioses griegos

Dioses Griegos, Afrodita

Afrodita

Alecto (Alekto)

Alecto

Apolo

Apolo

Ares

Ares

Artemisa

Artemisa

Atenea

Atenea

Cibeles

Cibeles

Hera

Hera

Zeus Mitología Griega

Zeus

Referencias

  • Pausanias (2017). Descripción de Grecia. Alianza Editorial. ISBN 978-84-9104-570-0
  • Hesíodo (2010). Teogonía. Editorial: Gredos. ISBN 9788424917449
  • Artemisa (2015). El espíritu indómito de cada mujer. Editorial Kairós, S.A. ISBN 9788499884585
  • Jean Shinoda Bolen (2003). Las diosas de la mujer madura: Arquetipos femeninos a partir de los cincuenta. Editorial Kairós S.A. ISBN 9788472455320
  • Friedrich Georg Jünger (2006). Los mitos griegos. Herder Editorial. ISBN 8425424089
  • Hekate. Artículo de Theoi.com

Otras mitologías