Saltar al contenido
Tu Mitología

Urano

Para entender bien la mitología griega tenemos que saber cómo empezó su creación, y es que, el padre de todo es sin duda Urano, dios primordial del cielo. Los griegos tenían que darle una explicación a todo, ellos imaginaban el cielo como una cúpula de latón decorada con estrellas. Sin embargo, Urano necesitaba a una diosa primordial para poder procrear a sus hijos, llamada Gea (Gaia).

Engendró en primer lugar a los llamados Hecatónquiros: Briáreo, Gíes y Coto, los cuales eran invencibles en tamaño y fuerza. Estas criaturas tenían cien manos y cincuenta cabezas. Poco después Gea dio a luz a los Cíclopes: Arges, Estéropes y Brontes, cada uno de ellos con un solo ojo en la frente.

Urano se avergonzaba de sus vástagos, así que decidió atarlos y arrojarlos al Tártaro, un lugar tenebroso más profundo que el inframundo de Hades. Allí se dice que es un lugar remoto que se encuentra a tanta distancia de la tierra, como la tierra del cielo. El Hades es el lugar donde entraban los muertos, en cambio el Tártaro era el sitio perfecto para los condenados, un pozo oscuro, destemplado y tenebroso.

El nacimiento de los Titanes y Titánides

Aun así, Urano y Gea deciden ponerse a la faena y esta vez engendran seis hijos y siete hijas. Los hijos serían los llamados Titanes:

  1. Océano
  2. Ceo
  3. Hiperión
  4. Crío
  5. Jápeto
  6. Y por último Cronos, el más joven de todos.

Las hijas serían las llamadas Titánides:

  1. Tetis
  2. Rea
  3. Temis
  4. Mnemósine
  5. Febe
  6. Dione
  7. Tía

Hay que recalcar que, para el filósofo Hesíodo, Dione no entra en el grupo de Titánides, sino más bien una Oceánide, sin embargo, en la biblioteca de Apolodoro si se la considera una Titánide. Dejando esto claro sigamos con el mito de Urano.

¿Quién mató a Urano?

Urano

La diosa Gea está muy enfadada por cómo Urano arrojó a sus hijos al Tártaro, así que convence a los Titanes para que ataquen a su padre. Todos aceptaron la propuesta de su madre, excepto Océano que decidió mantenerse al margen.

Los Titanes Ceo, Hiperión, Crío y Jápeto se posicionaron en los rincones del mundo, listos para agarrar a su padre mientras descendía para acostarse con la Tierra, mientras que el quinto Titán, Cronos, tomó su lugar en el centro y allí cortó los genitales de Urano con una hoz de agudos dientes. La sangre del dios del cielo cayó sobre la tierra, naciendo las vengadoras Erinias: Alecto, Tisífone y Megera, a los altos Gigantes de resplandecientes armas, que sostienen en su mano largas lanzas, y a las Ninfas que llaman Melias sobre la tierra ilimitada.

La castración de Urano

En cuanto a los genitales de Urano, desde el preciso momento que los corto Cronos, decidió arrojarlos lejos del continente en el tempestuoso ponto. A su alrededor surgía del miembro inmortal una blanca espuma y en medio de ella nació una doncella.

Primero navegó hacia la divina Citera y desde allí se dirigió después a Chipre rodeada de corrientes. Salió del mar la augusta y bella divinidad, y bajo sus delicados pies crecía la hierba en torno a Afrodita “Diosa del Amor y la Lujuria”.

¿Qué pasó entre Urano, Cronos y Zeus?

Urano muy cabreado por lo que le habían hecho sus hijos, profetizó la caída de los Titanes y los castigos que sufrirían por sus crímenes, maldiciendo en especial a su hijo Cronos, pues a este Titán le esperaría en un futuro el mismo infierno que a su padre Urano. Una profecía que se cumpliría eones después por el todopoderoso “dios del trueno”, Zeus.

Luego de expulsar del poder a su padre Urano, rescataron a sus hermanos que habían sido arrojados al Tártaro. Coronaron y le dieron la máxima autoridad a Cronos, sin embargo, este Titán se casa con su hermana Rea y decide volver a arrojar a las criaturas al Tártaro, dando pie a que en un futuro, la profecía de su padre se cumpla.

Titanes

Referencias

  • Apolodoro (1987). Biblioteca Mitologica. Editorial: Ediciones Akal Sa. ISBN 8476001797.
  • Hesíodo (2013). Teogonía / Trabajos y días / Escudo / Certamen (Clásicos de Grecia y Roma). ISBN 8420678821.

Otras mitologías