Saltar al contenido
Tu Mitología

El pecado de Xochiquétzal

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

Uno de los mitos de los «Dioses Azteca» es el «pecado de Xochiquétzal», una diosa de los artesanos, especialmente de los tejedores y trabajadores de los metales preciosos. También es una diosa de la fertilidad, el parto y el poder sexual femenino, y como tal estaba particularmente asociada con la belleza femenina y con las flores. Esta historia de su exilio del paraíso de Tamoanchan tiene paralelos con la historia del Génesis de Adán y Eva.

Como en la historia bíblica de Eva y el fruto prohibido, el pecado de Xochiquétzal implica la violación de una regla dada por una suprema deidad, en este caso, el dios creador Ometéotl, sobre un árbol sagrado. Aunque los códices aztecas también contienen representaciones de árboles sagrados, el concepto de un Gran Árbol o Árbol del Mundo puede haber sido originalmente tomado de los mayas, como lo fue el nombre azteca para el paraíso de los dioses; “Tamoanchan” es una palabra maya, no azteca.

Mitos Azteca

Destino de las Almas

El destino de las almas

La Leyenda de los Soles

La leyenda de los soles

Tamoanchan

Hace mucho, mucho tiempo, había un lugar llamado Tamoanchan. Era un lugar de abundancia, donde siempre era un dulce verano, y los pájaros cantaban en las ramas de los árboles. Fue en Tamoanchan donde los dioses y diosas hicieron su hogar. En el centro de Tamoanchan había un gran árbol. Tenía un grueso tronco cubierto de corteza lisa. Tenía ramas que llegaban hasta el cielo, cubiertas de hojas verdes y hermosas flores y frutas brillantes.

El árbol había sido plantado allí por los mismos Ometéotl, y les dijeron a los otros dioses y diosas que nadie debía tocar el árbol o recoger sus flores o frutos. Durante mucho tiempo, los dioses y diosas obedecieron a Ometéotl. Entre las divinidades que vivían en Tamoanchan estaba Xochiquétzal (pluma de flor de quetzal). Ella era la más bella de todas las diosas y era asistida en todo momento por artistas que bailaban y cantaban para ella. Xochiquétzal amaba las cosas bellas y podía hacerlas con sus propias manos.

Los frutos del Gran Árbol

Le gustaba especialmente tejer, porque en un trozo de tela podía tejer todos los colores del mundo. Xochiquétzal también amaba el Gran Árbol de Ometéotl. Amaba el verde de sus hojas, los colores de sus flores, y el aroma de sus brillantes frutos. Pero, sobre todo, le gustaba sentarse a la sombra del árbol mientras hacía su trabajo, y mientras sus animadores bailaban y cantaban para ella. Día tras día, miraba los colores y olía los olores del Gran Árbol, y día tras día se sentía más y más tentada a escoger algunos de estos para ella.

Finalmente, Xochiquétzal no pudo soportar más la tentación. El árbol tiene muchas flores (se dijo a sí misma) y da muchos frutos. Seguramente si recojo solo una o dos no hará ningún daño. Y así, recogió dos flores para poner en su pelo y un trozo de fruta para comer. Tan pronto como Xochiquétzal las arrancó, el árbol comenzó a balancearse como si fuera un viento fuerte. Sus ramas crujieron y gimieron. Las hojas cayeron en cascada como si fuera otoño.

El lamento de Xochiquétzal

Con un gran crujido, el árbol se abrió. Los pedazos cayeron al suelo, y cuando golpeó la tierra, las ramas se hicieron añicos y se esparcieron como si fueran fósforos, mientras hacían un gran ruido como un trueno al estallar en pedazos. Entonces, cuando el silencio volvió a Tamoanchan, los pedazos del Gran Árbol comenzaron a derramar sangre. Ometéotl vio las ruinas del Gran Árbol, y se entristeció mucho.

Vio que era Xochiquétzal quien había causado la muerte del Árbol, así que envió a la diosa fuera de Tamoanchan, para no volver nunca más. Xochiquétzal dejó el hogar de los dioses y se fue a vivir a la tierra. Pero ya no era una diosa de la alegría y de colores brillantes. En lugar de eso, se puso a llorar y a lamentar, y su nombre fue cambiado a Ixnextli, que significa “Ojos de Ceniza”, ya que lloró tanto y tan fuerte que se cegó con sus lágrimas.

Dioses Azteca

Mictlantecuhtli

Mictlantecuhtli

Xochiquétzal

Xochiquétzal

Referencias

  • Salvador Díaz Cíntora (1990). Xochiquétzal: estudio de mitología náhuatl. Universidad Nacional Autónoma de México. ISBN 968-36-1130-3.
  • Tomado de Trejo, Silvia, “Xochiquétzal y Tlazoltéotl. Diosas mexicas del amor y la sexualidad”, Arqueología Mexicana núm. 87, pp. 18-25.
  • Silvia Trejo. Historiadora de arte prehispánico e iconografista y doctora en antropología. Fue coordinadora de las Mesas Redondas de Palenque del INAH.
  • Schuman, Michael A. Mayan and Aztec Mythology. Berkeley Heights: Enslow Publishers, Inc., 2001.
  • Taube, Karl. The Legendary Past: Aztec and Maya Myths. London: British Museum Press, 1993.
  • Roberts, Timothy R. Myths of the World: Gods of the Maya, Aztecs, and Incas. New York: MetroBooks, 1996.
  • Markman, Roberta H. and Peter T. Markman. The Flayed God: The Mesoamerican Mythological Tradition. New York: Harper Collins Publishers, 1992.
  • Miller, Mary, and Karl Taube. An Illustrated Dictionary of the Gods and Symbols of Ancient Mexico and the Maya. London: Thames & Hudson, Ltd, 1993.
  • Michel Graulich (2014). Moctezuma Apogeo y Caída del Imperio Azteca. Traducción: Tessa Brisac. Editorial: Ediciones Era, S.A. de C.V. ISBN: 978-607-445-343-0.

Otras Mitologías