Saltar al contenido
Tu Mitología

El destino de las almas

Tiempo estimado de lectura: 12 minutos

El Códice Florentino es un importante registro moderno temprano de la historia, religión y cultura azteca. Es una etnografía de doce volúmenes escrita en náhuatl por Fray Bernardino de Sahagún, un misionero franciscano en México. El códice fue creado entre 1545 y la muerte de Sahagún en 1590 y originalmente se titulaba Historia general de las cosas de Nueva España.

En el tercer volumen de esta etnografía, de Sahagún describe las costumbres funerarias aztecas y las creencias sobre la vida después de la muerte. La información que presenta en su etnografía como reportaje y descripciones ha sido reelaborada y presentada aquí en forma de cuento, adoptando la idea de un anciano dirigiéndose a un niño.

Mitos Azteca

Xochiquétzal

El pecado de Xochiquétzal

La Leyenda de los Soles

La leyenda de los soles

Mictlán: Tierra de los muertos

Y así, mi niño, voy a contarte «el destino de las almas» ¿quieres saber qué nos pasa cuando morimos? Escucha bien, y te lo diré, porque el destino de nuestros cuerpos y nuestras almas es variado y está al cuidado de los propios dioses. Primero, hablaremos de los que mueren de enfermedad, porque este es un destino que nos lleva a muchos de nosotros de esta tierra. Las almas de estas personas van primero a Mictlán, a la Tierra de los Muertos, donde son saludadas por el Señor y la Señora de Mictlán, Mictlántecuhtli y su consorte Mictecacíhuatl.

A estos muertos el Señor de Mictlán les dirá:

Ven a tu nueva morada, porque aquí te he preparado un lugar.

Pero no creas que es fácil cruzar de la tierra de los vivos a Mictlán y llegar ante Mictlántecuhtli y su esposa. Oh, no. No es nada fácil. Muchos peligros y dolores deben soportar el alma antes de ser bienvenida a su hogar final. Cuando el alma abandona su cuerpo, primero llega a un paso entre dos montañas. Allí hay un camino que el alma debe seguir, y el camino está vigilado por una gran serpiente. Y cuando haya recorrido el camino, el alma llegará a un lugar vigilado por un gran lagarto.

Si el alma pasa la serpiente y el lagarto a salvo, entonces debe caminar a través de ocho desiertos, y es una caminata larga y solitaria. Después de que el alma atraviese los desiertos, debe subir a ocho grandes colinas, y este es un paseo de mucho desgaste y esfuerzo. Por último, y lo más difícil de todo, es un lugar donde los vientos están hechos de hojas de obsidiana y piedras, y el alma es cortada y golpeada por estas. Pero si todo se lleva bien, entonces el alma viene a Mictlán y es saludada por Mictlántecuhtli.

El viaje de las almas

Todo esto es para ayudar a las almas de nuestros muertos a pasar a través de todas estas dificultades. Los vestimos con ropas especiales de papel y quemamos con ellas las cosas que usaron en vida, porque estas serán la armadura para ellos contra la serpiente, el lagarto, y el viento de obsidiana. Ponemos en sus bocas un trozo de obsidiana para que se convierta en un nuevo corazón para ellos en la tierra de los muertos, y a nuestros muy grandes les damos un trozo de jade. A nuestros valientes guerreros los quemamos con sus espadas y mantos y el botín que han tomado de nuestros enemigos.

A nuestras mujeres las quemamos con sus cestos y herramientas de tejer, con sus hilos y sus peines. Los que mueren con muchos bienes están bien protegidos, pero ¡ay de los que mueren en la pobreza! Porque no tendrán lo necesario para defenderse de los peligros del camino a Mictlán, y sufrirán mucho por el viento de obsidiana. Pero con todo, enviamos un pequeño perro para que les sirva de guía. Sacrificamos el perro a los dioses y lo quemamos en la pira con nuestros seres queridos. Así, cuando el alma llegue a los nueve ríos de Mictlán, el perro podrá guiarla a través de ellos con seguridad.

Una vez que el alma pasa por todos los peligros y cruza los nueve ríos, entonces llega a la presencia del gran Mictlántecuhtli. Y oh, hijo mío, ¡qué cosa es presentarse ante ese dios, con su cuerpo de esqueleto salpicado de sangre y su collar hecho de ojos! A él los muertos le ofrecen sus ropas de papel, el incienso y otras ofrendas que fueron quemadas en sus piras. A él los hombres le dan sus taparrabos y las mujeres sus vestidos. Y así, el alma del muerto entra en Mictlán.

Los nueve reinos de los muertos

¡Pero no pienses que el viaje del alma termina allí! Porque no es así. Otro gran río que hay que cruzar, y los vivos en la tierra deben enviar más regalos al Señor de Mictlán antes de que sus seres queridos puedan seguir adelante. Después de ochenta días, quemamos más ropa, y otra vez después de dos años, de tres, y de cuatro. Y cuando los muertos han estado esperando cuatro años y cuando Mictlántecuhtli ha recibido los regalos de los cuatro años, solo entonces permite al alma ir a los nueve reinos de los muertos. El alma va a la orilla del último gran río y allí espera un guía.

En la orilla opuesta hay muchos perros, blancos, negros y amarillos, y solo un perro puede llevar el alma al otro lado. Pero los perros blancos no llevan almas, porque dicen que acaban de bañarse y no quieren ensuciar sus pelajes. Los perros negros no llevarán almas, porque se han ensuciado y deben bañarse primero. Los perros amarillos saltarán al agua y llevarán las almas al otro lado. Y una vez que el alma ha sido llevada al otro lado del río, es destruido.

Tanto para las almas que mueren de enfermedad. ¿Qué es eso, hijo mío? Sí, hay otras muertes que no son por enfermedad, y con el tiempo te diré lo que les pasa a esas almas. Algunas personas mueren cuando son golpeadas por rayos. Otros se ahogan en el agua. Otros mueren de lepra o de tumores o de hidropesía, mientras que otros mueren de enfermedades que contraen cuando los hombres se acuestan con las mujeres. Los que mueren por cualquiera de esas causas van a un lugar llamado Tlalocan.

Tlalocan

Tlalocan es un lugar muy agradable. El maíz y la calabaza crecen en abundancia, y allí se puede comer hasta hartarse de tomates, chiles y amaranto, porque allí siempre es primavera, y el tlaloque, los señores del trueno y la lluvia, están allí para recibir a las almas que vienen a Tlalocan. Los cuerpos de estos muertos no los quemamos, sino que los enterramos. Pero primero los adornamos adecuadamente para su viaje. Pintamos sus caras con goma líquida y pasta de amaranto. Ponemos papel azul en sus frentes. Hacemos un mechón de pelo de papel, y lo pegamos en la parte posterior de sus cabezas.

Y así, adornados, entran en Tlalocan. También ponemos en sus tumbas imágenes de montañas, como las de Tlalocan, y las vestimos con capas y les damos palos para ayudarlas en su viaje hacia allí. Pero el mejor hogar para el alma está reservado a nuestros guerreros más valientes que han muerto en batalla y a los que se ofrecen en sacrificio a los dioses. Porque estos han muerto la más noble de todas las muertes y son recompensados con un lugar en la casa del sol. Y la casa del sol no es una casa como la nuestra, sino que es una amplia llanura donde hay muchos cactus de maguey y muchos mezquites, y las almas que habitan allí miran el sol cuando sale cada día.

Aquellos que murieron con muchos agujeros en sus escudos tienen el honor de poder mirar al sol a la cara, ya que murieron con gran valentía. Aquellos cuyos escudos no fueron perforados no tienen este honor. Otro honor es otorgado a aquellos que murieron en batalla o en sacrificio: cuando los vivos les hacen ofrendas, las ofrendas son transmitidas a las almas para su uso y disfrute. Pero incluso estas almas no permanecen mucho tiempo en la casa del sol. Porque después de cuatro años, se transforman en todo tipo de aves brillantes. Se convierten en colibríes, con su plumaje de esmeralda y rubí. Se convierten en el pájaro coztotol, con su cabeza, pecho y estómago amarillos. También se convierten en mariposas de todos los patrones y matices, y vuelven a la tierra para beber del dulce néctar de las flores.

Y ahora, hijo mío, ya conoces el destino de los que mueren en esta tierra, y cómo nosotros, los que quedamos atrás, debemos honrarlos a ellos y a los dioses.

Dioses Azteca

Mictlantecuhtli

Mictlantecuhtli

Xochiquétzal

Xochiquétzal

Referencias

  • Bernardino de Sahagun. Historia General de las Cosas de Nueva España. Cambridge University Press. pp. 48-48. ISBN 9780511792878.
  • Sahagún, Bernardino de (1829). Carlos María de Bustamante, ed. Historia general de las cosas de Nueva España. Tomo Primero: Libros I – IV. México: Impr. del ciudadano A. Valdés.
  • Sahagún, Bernardino de (1829). Carlos María de Bustamante, ed. Historia general de las cosas de Nueva España. Tomo Segundo: Libros V – IX. México: Impr. del ciudadano A. Valdés.
  • Sahagún, Bernardino de (1830). Carlos María de Bustamante, ed. Historia general de las cosas de Nueva España. Tomo Tercero: Libros X – XI. México: Impr. del ciudadano A. Valdés.
  • Fray Bernardino de Sahagún. Biografías y Vidas.
  • Magaloni Kerpel, Diana , “El Códice Florentino”, Arqueología Mexicana, edición especial, núm. 90, p. 16-18.

Otras mitologías