Saltar al contenido
Tu Mitología

Pazuzu

Pazuzu está entre las criaturas sumerias más célebres del panteón mesopotámico, príncipe de los demonios del viento, muy conocido entre sumerios, acadios, babilonios y asirios. El asiriólogo Frans Wiggermann propone que la cabeza de Pazuzu sería heredera de la de Humbaba, criatura mitológica que sale en la famosa “Epopeya de Gilgamesh”.

El príncipe de los vientos y de los demonios Lilu, Lilitu y Ardat-lili (en acadio son Lillu, Gallu y Lamashtu) fue conocido como Pazuzu, hijo de Hanbu. Fue un dios demoníaco, documentado a partir del primer milenio precristiano. A su personalidad se le atribuyó un doble aspecto maléfico y benéfico. Si que es verdad que se le creyó propagador de epidemias, entre ellas, la malaria, pero también fue invocado contra ellas.

A veces aparecía asociado a la Lamashtu, siendo utilizado contra ella a la que obligaba a retirarse de sus víctimas. Se labraron infinidad de amuletos con su imagen o con su cabeza que se colgaban del cuello de las mujeres encinta para protegerlas de la Lamashtu. Su figura era híbrida: cuerpo humano desnudo con cuatro alas, cabeza canina con dos cuernos, pene serpentiforme, manos humanas, patas de ave de presa y cola de escorpión. En el siguiente texto, de tan solo 15 líneas, se le conjura por diferentes divinidades.

El conjuro contra Pazuzu

¡Oh Pazuzu, poderoso, que atraviesas altas montañas, que resistes todos los vientos!
¡Viento iracundo que cuando se levanta es terrible,
furioso, propenso a la ira, que aparece furiosamente!
¡Asesino de las regiones del mundo, destructor de altas montañas,
qué agosta las tierras pantanosas, que seca sus cañaverales!

Él golpeó en el bosque, tiró sus árboles, entró en el jardín,
hizo caer sus frutos, bajó al río, hizo caer el hielo,
subió al desierto, hizo caer la escarcha,
se asomó al pozo, hizo caer hielo,
golpeó al joven, lo tiró, golpeó contra la joven, deformó sus caderas.

Cuando tú soplas las regiones del mundo se tambalean.
Subió al desierto, hizo caer escarcha.
¡Oh dolor de cabeza de la humanidad,
malestar de cabeza de la humanidad, enfermedad de la humanidad!
No entres en la casa en donde yo esté, no te acerques a la casa donde yo me aproximé.
¡Se conjurado por Anu y Antu, Enlil y Ninlil, Ea y Damkina, Cielo e Infierno!

Poema babilónico

Hijo del rey de los demonios Hanbu

Pero no todo era en contra de Pazuzu. El rey demonio tiene varios conjuros a favor, y en uno de ellos se proclama hijo del rey de los “malvados lullû”:

Yo soy Pazuzu, el hijo de Hanbu, el rey de los lullû malvados:
a la montaña contra la que me enfurezco subo yo (en acadio, estoy sobre ella);
los vientos en cuyo interior marcho se dirigen hacia el oeste:
de todos y cada uno de ellos he roto las alas.

Conjuro de Pazuzu

Cuando narra la ruptura de las alas de un viento, éste representa un enemigo violento, y la acción de romper sus alas significa su derrota, o tal vez sea la descripción de un combate contra otros demonios del viento.

El que recibe todos los vientos

Hay un conjuro donde Pazuzu recibe todos los vientos:

1.én at-ta dan-nu e-lu-[u šadê(kur]-⸢i⸣) māḫiru(igi-ru) kala(⸢dù⸣) [šārī(immeš)]
2-3. šāru(im) ez-zu šá tebû(zi-g[a)-šu] na-an-[du]-ru | šam-ru ez-zu š[á šam]-riš illaku([d]u-ku)

1.Encantamiento: Poderoso eres, tú que asciendes las montañas, que recibes todos los vientos.
2-3. El iracundo viento cuyo ataque es fiero, impetuoso, iracundo, que con ímpetu sopla.

Conjuro de Pazuzu

El príncipe de los demonios no solo trae el caos, también es capaz de luchar contra la maldad y de esa forma traer el orden. Si una embarazada tenía problemas con el parto debía abrazar una palmera datilera y recitar lo siguiente:

¡Que el tamarisco me purifique, el de abundante follaje!
¡Que la palmera me libere, la que recibe todos los vientos!
¡Que la jabonera me limpie, que llena la tierra!
¡Que la piña me libere, que está llena de semillas!

El tamarisco era alabado en ocasiones como surtidor de sombra. La jabonera es una planta muy común en Mesopotamia, y de la piña se destaca varias veces la enorme cantidad de piñones que posee. Esto último me recuerda mucho a la piña que tienen en la mano muchas representaciones sumerias, pues parece ser que es para ahuyentar a los malos espíritus, y no es la representación de la glándula pineal ni un tercer ojo como comentan los “vendehúmos del misterio”.

PIÑA ANUNNAKI

Tipos de demonios mesopotámicos

La mitología de los pueblos de Mesopotamia era plena de demonios y fantasmas y los llamados vientos. Dentro del complejo múltiple de seres sobrenaturales de esta mitología podemos determinar tres categorías generales de demonios:

  1. Demonios asociados a los fenómenos climatológicos, la peste y las plagas.
  2. Seres medio humanos y medio demonios, resultado de la unión de mortales y espíritus malignos.
  3. El alma de los muertos como aparición y con intenciones tanto buenas como malas.

Todas las enfermedades que provocaban las tormentas de arena o la falta de higiene, eran achacadas a un demonio en concreto. Los sumerios tenían ritos y formulaban oraciones, pero también tenían amuletos que les protegía de estos entes. Lillu, Gallu y Lamashtu eran demonios que se alimentaban de la esencia vital de los humanos, de su sangre, chupaban a los niños y eran portadores de enfermedad y «malos vientos», recuerdan mucho a los vampiros.

Pazuzu fue representado como demonio en la película “el exorcista”, la cuestión es que del mito sumerio a la película de Hollywood, tengo que decir que no le hace justicia, pues realmente no tiene nada que ver, ya que Pazuzu puede traer enfermedades, pero también lucha contra ellas.

Criaturas sumerias

Referencias

  • Federico Lara Peinado (2017). Mitos De La Antigua Mesopotamia: Héroes, dioses y seres fantásticos (pag.566). Editorial Dilema. ISBN 8498273889
  • Tu Mitologia, Dioses y Criaturas Mitológicas de Civilizaciones Antiguas, Pazuzu.
  • Tesis Doctoral de Pazuzu por Enrique Jiménez Sánchez. Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Filología. PDF en Telegram.
  • Pazuzu; en: Rochberg-Halton, F. (ed.) Language, Literature and History: Philological and Historical Studies presented to Erica Reiner. New Haven, Connecticut: American Oriental Society, pp. 15-32.
  • Pazuzu. Archäologische und philologische Studien zu einem altorientalischen Dämon, (AMD n° 4) Leiden / Boston / Köln, Brill Styx.
  • The Four Winds and the Origins of Pazuzu; en: Wilcke, C. (ed.) Das geistige Erfassen der Welt im Alten Orient. Sprache, Religion, Kultur und Gesellschaft. Wiesbaden: Harrassowitz Verlag, pp. 125-165
  • The King of the Demons: Pazuzu, Bagdana and Ašmedai; en: Horowitz, W., Gabbay, U. y Vukosavović, F. (eds.) A Woman of Valor: Jerusalem Ancient Near Eastern Studies in Honor of Joan Goodnick Westenholz. (BPOA n° 8). Madrid: CSIC, pp. 57-72.

Otras criaturas mitológicas